Diseño

Para ofrecer un buen diseño gráfico tenemos en cuenta qué desea comunicar nuestro cliente y a quién, de qué producto o servicio se trata y cuál será su ubicación en el mercado. Solo entonces comenzaremos la fase creativa, en la que aplicaremos los múltiples recursos disponibles: tipografía, ilustraciones, colores, técnicas de impresión o visualización web, etc.

Perseguimos romper una barrera en la mente del consumidor, buscando siempre la diferenciación; verificando la compatibilidad entre el texto y su estructura gráfica; evitando la saturación de la imagen; comprobando la aplicación del diseño en diferentes soportes y comunicando una experiencia gráfica.

Finalmente, el cliente recibirá los conceptos solicitados en las fechas acordadas y comprobará que hemos entendido perfectamente lo que nos ha transmitido.

Imagen corporativa • Cubiertas e interiores • Páginas web • Catálogos • Logotipos • Publicidad • Folletos...

Muestras